Conoce las técnicas de refuerzo y reparación estructural


Conoce las técnicas de refuerzo y reparación estructural

Es normal que con el tiempo y por distintos motivos, las estructuras comiencen a dañarse. Corregirlas por medio de reparaciones y refuerzos devuelve a la construcción los estándares mínimos de seguridad y la vida útil para la que originalmente fue diseñada.

 

Algunos de los diagnósticos habituales frente a los daños pueden ser los siguientes:

  • Grietas: Las tensiones internas son mayores a la resistencia del hormigón, lo que deviene en la rotura. Cuando se trata de una grieta muerta (sin movimiento), la reparación es relativamente simple.
  • Falla de armaduras verticales: Al existir una insuficiencia de confinamiento, bien por falta de estribos, bien por ausencia de armaduras horizontales, se produce el pandeo e inestabilidad de la estructura.
  • Rotura de nudos: Se produce cuando hay fallas en la unión de elementos entre sí, como cadenas, vigas y montantes, a causa de una deficiencia en los anclajes.
  • Deterioros superficiales: Poseen una pequeña profundidad y son insignificantes en relación con la extensión total de la estructura. En general afecta solo al recubrimiento de la armadura.

 

Técnicas de reparación estructural y refuerzo

 

Con las tecnologías y el conocimiento que existen actualmente, es mucho más fácil diagnosticar los daños, evaluarlos y posteriormente proceder a la reparación estructural. Con la ayuda del Instituto del Cemento y del Hormigón de Chile (ICH), aquí te contamos de las técnicas de reparación y refuerzo más importantes para estructuras de hormigón.

 

  • Reinyección a grietas por flexión y esfuerzo de cortes en vigas: La idea es recuperar el monolitismo de la estructura, lo que se puede conseguir con una inyección de epoxi. Para reforzar el elemento, se recomienda colocar insertos y reforzar con una armadura externa. Esta técnica también funciona para losas y suelos, siempre que se sigan las indicaciones para el mortero.

 

  • Reparación superficial de hormigón: Se debe escoger un mortero según la especificación del problema. Antes que todo, hay que definir los bordes sobre el que se aplicará, el que debe considerar sólo las fallas superficiales o las que afecten el recubrimiento de la armadura. Luego de aplicar el mortero, se debe compactar y alisar con platacho.

 

  • Reparaciones profundas y reemplazo de hormigón: Debe considerarse esta técnica para juntas de hormigonado defectuosas y elementos cortados. Hay que alzaprimar hasta encontrar las secciones con defectos, para luego remover el hormigón deficiente y regular superficies. Luego, se debe preparar el mortero según indicaciones del fabricante y utilizando moldajes. Finalmente, rellenar el espacio necesario.

 

  • Refuerzos internos en hormigón: Lo primero a realizar es demoler total o parcialmente la zona a reforzar. Se deben recolocar los estribos internos y luego aplicar el hormigonado según las indicaciones de dosis y resistencia mínima. Se pueden agregar anclajes químicos de ser necesario.

 

Materiales para reparación estructural

 

Algunos de los más utilizados son los morteros predosificados, los que resultan perfectos para algunos casos que necesiten apuro pues, para su empleo, basta con agregarles agua y quedan listos para utilización en la obra.

 

Los polímeros reforzados son una alternativa más sofisticada. Se trata de compuestos fabricados en base a fibras -que pueden ser de carbono, de vidrio y de otros elementos- en adición de una matriz de resina epóxica. Esta última permite la distribución homogénea de las fibras a lo largo del compuesto, dando una mayor resistencia y adaptación a la estructura en que se utilizará.

 

Encuentra los materiales que necesitas para la reparación y el refuerzo estructural en Taborga, en donde te guiaremos según los distintos requerimientos de tu problema para brindarte la solución que necesitas.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *