¿Cómo evaluar inicialmente una reparación estructural?


reparacion estructural

En la medida en que el tiempo avanza y las estructuras se van exponiendo más y más a los agentes corrosivos del ambiente, estas van perdiendo resistencia y se van dañando. Al mismo tiempo, reemplazar toda una pieza estructural muchas veces no tiene ningún sentido, técnicamente, económicamente o ambas.

 

Aquí es cuando entra en juego la importancia de la reparación estructural como una disciplina fundamental en la construcción. Durante el proceso de evaluación se deben respetar en general los siguientes pasos: determinar las causas de las fallas, ordenarlas y clasificarlas (ubicación, magnitud), y finalmente seleccionar los procesos de reparación.

 

Por ello, la evaluación inicial de una reparación estructural, antes de decidir las técnicas de reparación que se llevarán a cabo, está directamente ligada a la naturaleza del daño identificable en las distintas partes de la construcción. Revisemos a continuación cómo evaluar inicialmente la reparación de las estructuras.

 

Identificar las causas

 

No existe una única causa atribuible a la fisuración o daño del hormigón, de hecho, se trata más bien de varios factores que repercuten poco a poco en la degradación estructural. Con todo, es esencial tratar de identificar cuáles son las causas más probables detrás del daño, en tanto una parte importante de la reparación considera precisamente evitar las mismas roturas en el futuro.

 

En términos generales, podemos identificar 3 causas que originan las rupturas:

  • Diseño: los estudios preliminares de construcción fueron mal desarrollados y se debe replantear la edificación, contemplando la posibilidad de añadir nuevas estructuras para evitar la propagación constante de las fisuras y una disminución en la seguridad.
  • Ejecución:Otra razón puede ser un defecto en los materiales y procedimientos utilizados, como una elección inadecuada de hormigón, falta de cumplimiento en las normas de calidad, y mala ejecución en el vaciado, colocación y curado del hormigón.
  • Uso: se refiere a los daños que se producen por el modo en que las personas y el entorno interactúan con la estructura, en donde podemos mencionar casos como la sobrecarga (deformaciones), el medioambiente y ataques químicos.

 

Todas estas causas tienen los mismos efectos en la estructura: una reducción en la durabilidad y estabilidad del sistema, y por ende en la seguridad de la obra. Cuando el daño influye en la seguridad se debe proceder inmediatamente a la reparación

 

Orden y clasificación de las fallas

 

En primer lugar se debe identificar si los daños representan solo un problema presente o también uno futuro, en consideración de las condiciones actuales y futuras de carga, todo esto con los registros de construcción y mantenimiento en mano. Aquí se debe calificar a las fallas de acuerdo a su ubicación en la estructura y a la magnitud del daño.

 

Posteriormente, se debe evaluar mediante qué métodos es resoluble la reparación: si se deben utilizar grouts de reparación, epoxicos de inyección en fisuras, aumentos de enfierraduras o de sección del hormigón, u otros métodos más sofisticados, como la reparación en ambientes marinos o de grandes estructuras que requieran de fibras de refuerzo, en cuyo caso la ayuda de expertos es necesaria.

 

Es esencial hacer pruebas de estabilidad tanto de la estructura reparada como de todo el sistema. Cuando se trata de pequeños desajustes, este procedimiento es bastante simple, pero en caso de grandes reparaciones es esencial asesorarse con expertos en materiales de reparación.

 

Luego de toda la evaluación inicial del daño, el equipo se encontrará listo para comenzar a aplicar las técnicas de refuerzo y reparación estructural. En Taborga somos expertos en materiales para reparar y reforzar estructuras mediante sistemas de reparación respaldados por los más altos estándares internacionales.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *