La reparación estructural con polímeros reforzados


La reparación estructural con polímeros reforzados

Los materiales Poliméricos Reforzados -o FRP- son compuestos fabricados en base a fibras (carbono o vidrio, entre otros) y una matriz de resina epóxica, la cual protege las fibras y distribuye la carga a lo largo de ellas, permitiendo mayor resistencia y adaptación a las estructuras en que se utilizarán.

 

La industria aeroespacial lleva más de 30 años trabajando con polímeros reforzados, debido a la alta resistencia que ofrecen ante la tensión y la corrosión, además de su ligereza. De esta manera, es posible reforzar grandes estructuras sin la necesidad de aumentar su peso.

 

Así, los polímeros reforzados -o aplicaciones FRP- asoman como una solución ideal para trabajos de alta ingeniería, pues su resistencia a la tensión es 10 veces superior al acero, pudiendo soportar grandes fuerzas sin alterar su estructura. Además, es mucho más ligero que otros materiales y de menor espesor, lo que permite su fácil adaptación al sustrato.

 

Polímeros de refuerzos y sus aplicaciones en la construcción

 

Entre los principales beneficios de la reparación estructural con polímeros reforzados, se cuentan:

  • Incremento de la resistencia de estructuras, dañadas o no.
  • Gran duración y resistencia a la tensión y corrosión.
  • Se pueden aplicar en áreas de acceso limitado, en locaciones con geometrías complejas y en cualquier orientación.
  • Adaptabilidad a las zonas de aplicación, gracias a su carácter maleable.

 

Debido a la facilidad de manipularlos, los polímeros de refuerzos se aplican en corto tiempo. Además, pueden ser instalados en el sitio donde se requieran, inmediatamente o largo tiempo después de que la estructura haya sido puesta en su lugar.

 

Gracias a su facilidad de instalación, el costo total relacionado a los FPR es a menudo menor que su contraparte de acero u otros materiales. Por otro lado, la fácil instalación, permite realizar trabajos en menos tiempo, lo que brinda variadas oportunidades para disminuir el presupuesto de obra. Además, al optar por Materiales Poliméricos Reforzados estarás ahorrando la contratación o arriendo de un número importante de maquinaria pesada.

 

Los FPR pueden ser utilizados en el rubro de la construcción en obras como:

  • Fundaciones o pedestales
  • Torres de enfriamiento
  • Vigas y columnas
  • Chimeneas y silos
  • Muelles y proyectos marinos
  • Tuberías y soportes
  • Represas
  • Plantas de tratamiento de aguas

 

Al ser utilizados para resolver problemas estructurales en instalaciones ya existentes, los sistemas basados en FPR pueden solucionar problemas de durabilidad debidos a la utilización de materiales inapropiados o de baja calidad, mal diseño o pobre construcción, incremento de capacidad de carga debido a cambio de uso o la aplicación de una nueva legislación, renovación y alargue de vida útil de estructuras antiguas, sobrecarga debida a movimientos sísmicos o a mal manejo de la infraestructura.

 

Así, la reparación estructural con polímeros reforzados permite reforzar, restaurar o reparar en base a un material de alta resistencia a la tensión y la corrosión, y bajo peso.

 

Contáctate con nosotros para evaluar tu proyecto de refuerzo, reparación o protección, nuestro departamento de ingeniería puede entregarte un soporte técnico profesional en el diseño de la solución que necesitas.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *